ES

SER UNO MISMO… REGALO DE DIOS PADRE HASTA EL FIN. EL MARTIRIO COTIDIANO

CATEQUESIS PARA ADOLESCENTES[1]

 

EDADES: 14-18 años

NÚMERO DE PARTICIPANTES: 8-10 personas.

SESIONES: 2 o 3 de 1h cada una.

OBJETIVOS:

  • Despertar al Regalo de Dios personal que uno es lleva dentro.
  • Ser conscientes de las causas internas y externas del miedo a ser de verdad el regalo de Dios que uno lleva dentro.
  • Mirar a Jesús detrás del testimonio de tantos mártires que son ejemplo de vivencia de lo más genuino que llevan dentro hasta el final.
  • Aprender a ver la bondad del regalo que Dios ha puesto dentro de ellos para sobreponerse al miedo y comenzar a vivirse tal y como Dios le ha hecho y le sueña.

 

MOMENTO 0. No es casualidad…

  1. Realización individual de un “relieve personal” (al estilo de un relieve montañoso, con cimas y valles):
    1. Cada cual, teniendo en cuenta los acontecimientos más importantes de su vida, dibuja un relieve acorde a ello. Habrá baches, puntos muy elevados de gran estima y puntos muy bajos donde el sufrimiento haya hecho su aparición.
    2. Nada es casualidad… Dios te ha puesto personas y situaciones irreemplazables… en todos ellos, ¿eres capaz de ver que él te ha puesto aquí por puro amor y que te quiere para algo grande? ¿Se podría concretar ese algo grande?
  2. Compartir personalmente la reflexión realizada.

Es muy importante que esta parte de la reunión se plantee con mucha seriedad.

 

MOMENTO 1. Escuchamos y cantamos la siguiente canción.

LEVÁNTATE Y ANDA[2]

1.- No tengas miedo tú no te rindas no pierdas la esperanza. No tengas miedo Yo estoy contigo en lo que venga… y nada puede ni podrá el desconsuelo retando a la esperanza.

Anda… levántate y anda.

2.- No tengas miedo no desesperes no pierdas la confianza.No tengas miedo Yo voy contigo siempre y a donde vayas. No dejes que envejezca un solo sueño cosido a alguna almohada. Anda… levántate y anda.

3.- No tengas miedo Yo te sujeto sólo confía y salta. No tengas miedo voy a cuidarte te alzaré cuando caigas. Siempre puedes empezar de cero Yo lo hago todo nuevo.

Anda… levántate y anda.

Tú eres mi sueño y mi causa no pienses que voy a dejarte caer
voy a despertarte y estaré a tu lado
para que cada día sea un nuevo renacer.
Y para que tengas vida!… Anda! Levántate!

 

MOMENTO 2. Reflexión y puesta en común.

  1. Se les pide que tengan delante el “relieve personal” del momento anterior. Que recuerden muy bien cómo en lo bueno y en lo malo, nada nos aleja del Amor de Dios, presente y ayudante y que nos invita a lo más grande en nuestra vida… ¿a qué nos estará invitando?
  2. Se pasa un espejo a cada uno de los participantes. Se les pide que, con seriedad, se miren en él.
  3. En general, les costará. Preguntamos por qué. Si la cosa se bloquea, podemos ir a la canción para que nos digan los adolescentes qué tienen que ver lo del espejo con el “relieve personal” y con mirarse en el espejo… efectivamente: es EL MIEDO a ser ese gran Regalo que hemos ido barruntando.
  4. Se plantea la pregunta para que, en silencio, la piensen y escriban: ¿De qué tengo miedo? ¿Qué concreto me está impidiendo ser ese tesoro que llevo dentro?

A través de las siguientes preguntas, tratamos de profundizar tanto en el Regalo de Dios a través de cuanto nos acontece, como en los miedos que nos impiden ser quienes ese gran regalo para nosotros y para los demás. Hay una cadena que nos impide ser como de verdad llevamos dentro… y el gran mensaje de Dios es que, desde tu bautismo (aunque solo sea de deseo) tienes todo lo que hay que tener para que nada (apariencias, peso, ropa, pelo, relaciones con los padres, los amigos, lo que haces el fin de semana…), absolutamente nada detenga el desarrollo del gran regalo que eres. Los cristianos lo hemos llamado ser hijo de Dios, y por serlo y vivirlo, mataron a Jesús y a muchos otros, siguiéndole a él, a lo largo de la historia. Se llaman mártires. Los claretianos sabemos algo de esto: Barbastro, Fernán Caballero, Madrid, Hernani… la guerra civil española sembró de sangre y de dolor todos los rincones de nuestra geografía. Se puede aprovechar para contarles algo de esta historia.

 

MOMENTO 3. Escuchamos la Palabra de Dios.

Miedos, tesoros… son palabras que nos rondan ahora por la cabeza. Vamos a dejar que Dios pueda decirnos algo. Vamos a escuchar dos pasajes breves del Nuevo Testamento… los procuramos escuchar con el corazón, desde la convicción de que es Dios mismo el que me está hablando, el que me quiere decir algo importante para mi vida…

  1. Jn 12,24-26. Jesús dijo: Yo os aseguro que el grano de trigo seguirá siendo un único grano, a no ser que caiga dentro de la tierra y muera; solo entonces producirá fruto abundante. Quien vive preocupado por su vida, la perderá; en cambio, quien no se aferre excesivamente a ella en este mundo, la conservará para la vida eterna. Si alguien quiere servirme, que me siga; correrá la misma suerte que yo.
  2. 2Cor 9,6-7. El que siembra tacañamente, tacañamente cosechará; el que siembra generosamente, generosamente cosechará. Que cada uno dé según su conciencia, no de mala gana ni como obligado, porque Dios ama al que da con alegría.

 

Dejamos un momento breve de silencio…

+ cada uno subraya una palabra/frase de alguno de los dos textos.
+ ¿a qué me puede estar invitando Dios?
+ desde lo que te ronda por la cabeza y el corazón, dile a Dios lo que te brote… con sinceridad, con tus palabras… Él te quiere, te conoce bien, escucha tu oración…Si no te brota nada, reza despacio un Padre Nuestro.

 

MOMENTO 4. Coca Cola light y cartelada de esperanza.

  1. Si parece oportuno, se puede poner una lata de Coca Cola light en medio, como provocación. Se les pregunta a los jóvenes qué querrá decir. Después de dejarles hablar se conduce el símbolo a su significado: y es que vivimos muy light, probablemente porque tenemos mucho miedo a ser lo que somos dentro, en lo más íntimo de nosotros.
  2. Se pegan los carteles con las explicaciones del anexo. Hay mucha gente a lo largo de la historia que ha encontrado en ese gran Regalo que Dios ha puesto en ellos, en su historia, en el amor que Dios les muestra a través de ello un motivo para levantarse y andar ante cualquier opresor, pequeño o grande, ante cualquier cadena y miedo.
  3. Se trata de que los adolescentes cojan el cartel que más les llame la atención con la siguiente pregunta de fondo: Yo, ¿de qué tengo miedo? ¿Cuál es mi cadena? ¿En cuál de estos testimonios encuentro un apoyo para «levantarme y andar»? Después de escribir personalmente, se pone en común.

 

MOMENTO 5. Compromiso.

  1. Una vez realizado el paso anterior, se les invita a los participantes a que se comprometan, a riesgo de que si no se toman este paso en serio, sigan presos, encadenados…:
    1. ¿Cuál es tu miedo?¿Qué parte de ti te da miedo sacar? ¿Qué regalo que llevas dentro tienes miedo de compartir?
    2. ¿Cómo vamos a combatir ese miedo? ¿Qué vas a hacer diferente y en qué momentos concretos y con qué personas concretas para que el miedo no siga manejando tu vida, sino que puedas ser como tú eres de verdad?
    3. ¿En qué se tiene que parecer más tu vida a la de Jesús y a la de los mártires?
  2. Una vez se comparte, se lanza la pregunta: ¿Cómo puede el grupo ayudar al compromiso que cada persona quiere hacer y llevar adelante? A lo mejor ha ecos que pueden ayudar a afinar a los otros en su hacer frente a los miedos, en su levantarse y andar.

 

MOMENTO 6. Canción final[3].

Canción que puede ayudar a concretar, a comprometerse. Se puede usar por si se atasca el tema del compromiso o como broche final. Algunas de las frases son muy sugerentes.

 

EN MI GETSEMANÍ

Para que mi amor no sea un sentimiento
tan solo un deslumbramiento pasajero.
Para no gastar mis palabras mas mías
ni vaciar de contenido mi ‘Te Quiero’.
Quiero hundir mas hondo mi raíz en ti
y cimentar en solidez este mi afecto.
Pues mi corazón que es inquieto y es frágil
solo acierta si se abraza a tu proyecto.
MÁS ALLÁ DE MIS MIEDOS
MÁS ALLÁ DE MI INSEGURIDAD
QUIERO DARTE MI RESPUESTA.
AQUÍ ESTOY PARA HACER TU VOLUNTAD
PARA QUE MI AMOR SEA DECIR QUE SÍ
HASTA EL FINAL.
Duerme su sopor y temen en el huerto
ni sus amigos acompañan al maestro.
Si es hora de cruz es de fidelidades
pero el mundo nunca quiere aceptar esto.
Dame a comprender, Señor, tu amor tan puro
amor que persevera en cruz amor perfecto.
Dame serte fiel cuando todo es oscuro
para que mi amor no sea un sentimiento.
No es en las palabras ni es en las promesas
donde la historia tiene su motor secreto.
Solo es el amor en la cruz madurado
el amor que mueve a todo el universo.
Pongo a mi pequeña vida hoy en tus manos
por sobre mis seguridades y mis miedos.
Y para elegir tu querer y no el mío
Hazte mi Getsemaní fiel y despierto.

 

 

 

[1] La catequesis da para dos o tres sesiones como mínimo.

[2] https://www.youtube.com/watch?v=91jgDM45yAg

[3] https://www.youtube.com/watch?v=-zLvJs5i1cs