NOVENA – Octavo día

CASTIDAD PROBADA EN FUEGO

INTRODUCCIÓN

La Guerra Civil Española de 1936 es una memoria horrible especialmente para la iglesia y la religión. Tantos religiosos o sacerdotes, monjas y laicos que dieron refugio a los sacerdotes fueron asesinados sin piedad por el solo hecho de ser religiosos. Iglesias, conventos, artículos y libros sagrados fueron quemados;se profanaron lugares sagrados, etc. Los revolucionarios intentaron poner fin a todos y todo lo que tuivese que ver con la religión. En Vic, uno de los hombres armados dijo: “¡Cuántas veces he querido poner fin a esta mala hierba, y no he podido! Pero esta vez nos aseguraremos de lograrlo”.

Los mártires que serán beatificados en octubre provienen de las comunidades de Barcelona (8), Castro Urdiales (3), Cervera-Mas Claret (60), Lérida (11), Sabadell (8), Vic-Sallent (15) y Valencia (4). Al frente de este numeroso grupo de mártires aparecen tres nombres: Mateu Casals (Sacerdote), Teófilo Casajús (Estudiante) y Fernando Saperas (Hermano). Simbolizan la diversidad vocacional en nuestra Congregación (cf. CC7). En el grupo hay 49 sacerdotes, 31 hermanos y 29 estudiantes, con una media de edad de 39 años. Catalanes, navarros, aragoneses, castellanos, todos comparten una profesión religiosa común y un gran amor a nuestra Congregación. Excepto dos, que murieron en 1937, todos fueron martirizados en los últimos meses de 1936.

Existen muchos aspectos de la vida de los mártires que no se incluyen aquí, por ejemplo las virtudes de cada persona, la obediencia, la pobreza, la fidelidad a su vocación, la precaución y la prudencia aplicadas en sus vidas, el espíritu de humildad, los diferentes ministerios, los laicos que murieron porque dieron refugio a nuestros mártires, etc. No es posible incluir todos estos aspectos en 9 días de oración. Tomaremos solo algunos aspectos importantes de su vida para nuestra reflexión.

ORACIÓN PREPARATORIA

Señor Dios nuestro, en los designios de tu adorable bondad, predestinaste a estos 109 claretianos a ser mártires por tu causa y les concediste dones especiales para que se convirtieran en un modelo de santidad para los diferentes estados de vida cristiana. Te alabamos y te damos gracias principalmente por los tesoros de las virtudes que depositaste en sus almas, sobre todo con una fe fuerte para renunciar a sus vidas por tu causa. Concédenos la gracia de seguir su ejemplo y de imitar sus virtudes, y sobre todo te pedimos, durante esta meditación de la Novena, que nos concedas Tu protección por la poderosa intercesión de aquellos 109 mártires claretianos. Nosotros también oramos a través del Corazón Inmaculado María, cuya gloria y misericordia los hizo fuertes en su fe. Amén.

Texto Bíblico para la reflexión

1Cor 3:16-17

¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros? Si alguien destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él, porque el templo de Dios, que sois vosotros, es sagrado.

Rom 12:1-2

Ahora, hermanos, por la misericordia de Dios, os exhorto a ofreceros como sacrificio vivo, santo, aceptable a Dios: sea ése vuestro culto espiritual.
No os acomodéis a este mundo, antes transformaos con una mentalidad nueva, para discernir la voluntad de Dios, lo que es bueno y aceptable y perfecto.

MEDITACIÓN

Todos los mártires fueron fieles a sus votos, vivieron una vida de pureza de mente y corazón y entregaron su vida totalmente al Señor. Entre todos los mártires hay un héroe cuya vida merece la pena reflexionar, especialmente por su fidelidad martirial en el voto de castidad. El Hno. Fernando Saperas Aluja tenía 30 años cuando fue detenido en la granja de su amigo, ubicada a trece kilómetros de Cervera. El líder del Ejército Rojo Juan Casterás, después de arrestar al Hno. Fernando, lo obligó a entrar en un coche grande. Luego, en el camino hacia la ciudad, comenzó a maltratarlo.

Casterás y Juan del Hostal arrancaron la ropa de Fernando y lo acostaron boca abajo, y mientras lo retenían violentamente, otro militante se quitó la ropa sin vergüenza y se abalanzó sobre Fernando como una bestia. Fernando luchaba con todas sus fuerzas para resistir, mientras suplicaba: ¡Mátame si quieres, mátame, pero no hagas eso …!

Después de algún tiempo los militantes le dijeron: “Cuando lleguemos a Cervera, te llevaremos a una casa de prostitución. Un testigo llamado Bofarull declara: “Repitieron esto no menos de diez veces”. Pero siempre recibieron la misma inflexible respuesta: “Mátame si quieres. ¡No haré eso…!”

Fernando fue llevado a un par de burdeles. El señor Ramón Vilaró Pont recuerda los hechos porque su casa estaba detrás de uno de esos burdeles y recuerda cómo los militantes arrebataron al hermano Saperas de sus ropas íntimas y lo empujaron hacia una de las prostitutas.

A cada nueva provocación Fernando siempre respondió: “¡Soy virgen, y moriré virgen!” Esta frase fue confirmada por varios testigos. Dijo aquellas palabras enérgica y vehementemente, a las que los verdugos hicieron un grotesco comentario: – ¿Dijo que es virgen? ¡Bueno, le haremos nuestro trabajo!

Entonces desnudaron a dos prostitutas y las enviaron al Hermano, pero él no hizo nada. Lo invitaron a elegir una mujer, la que más le gustara. Hicieron varias promesas de que nada sucedería si lo hiciera, incluso le prometieron la libertad. Pero se negó. Así que le dijeron: “¡Muéstranos que puedes hacerlo! Y él respondió: Deja de decir tonterías, que soy más capaz que todos vosotros. ¡Pero yo no quiero, así que haz conmigo lo que quieras!”

Lo llevaron a otros dos burdeles en Tárrega, El Vermut y La Garza. Los militantes provocaron al Hermano de la manera más vulgar. Lo desnudaron y lo expusieron para que todo el mundo lo viera, sufriendo así una gran humillación. La obligaron a acercársele para excitarlo y de este modo involucrarlo con una mujer. Se vio obligada a desnudarse y a bajar los pantalones del Hermano, pero él nunca accedió. Entonces, lo hicieron caminar desnudo para humillarlo. Y repitieron lo mismo, alternando de un burdel a otro, de El Vermut y La Garza.

El hermano Fernando siempre oraba y hacía el signo de la cruz sobre él, con los ojos abiertos. Él sufrió todas estas brutalidades, seguidas de puñetazos para provocarlo a levantar la cabeza. Casterás tiró violentamente los pantalones de Fernando, e hizo lo que no se puede decir aquí, mientras decía: “Vamos, veamos si puedes … así que renuncia a las reglas de lo que tu Dios ordena”.

Para algunas personas, es un regalo de Dios; para otros, tal vez una inhibición explicable en tales circunstancias. Entre el primer grupo está Carmen Cotilles, quien comentó a su manera: “Esa persona era un santo, porque no mostró ninguna reacción.” Casterás no pudo tomar más, y se enfrentó a Carmen amenazándola con su arma: “Usted estará a cargo de conseguirlo. ¡Si no lo consigues, te mataré! ”

Pero Carmen, recupera su dignidad de mujer, y sin temor a un arma, responde con estas palabras: “¡No haré eso, y no tengo miedo de tu arma! Puedo ser una prostituta, pero tengo más corazón y sentimientos que muchos de ustedes, que son salvajes. ¡No haré tal cosa! ”

Su actitud y sus sentimientos pueden resumirse en esta recomendación que Carmen emitió ante la Corte: “¡Usted puede hacer que ese hombre pobre sea un mártir ahora mismo, porque realmente era uno!”

Todos admiraron la energía con que defendió su virtud, a pesar de ser un hombre en la flor de su vida, con el fin de ser fiel a sus votos religiosos.

La tragedia duró quince horas. El peso de la tragedia no ha logrado romper su indomable determinación de un mártir cristiano, y con calma, pide permiso para hablar: “Perdónalos Señor, no saben lo que hacen …! ¡Te perdono! ¡Te perdono! … Y el mártir dijo: “¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Religión! “El Hermano murió perdonando. Juan del Hostal, quien cometió una horrible barbaridad, se arrepintió de todas sus malas acciones cinco años antes de su muerte y se volvió profundamente religioso.

El grito del Cristo moribundo en la cruz, perpetrado en muchos mártires, continúa haciendo maravillas. Su memoria está muy viva en la comunidad cristiana de Tárrega.

Escuchando esta breve crónica podemos reflexionar: ¿Cuál es mi actitud hacia los votos? ¿Cómo respondo a las tentaciones, especialmente hacia la castidad?

 

INVOCACIONES PARA CADA DÍA

  1. Gloriosos mártires claretianos, fieles servidores de la Iglesia: ayudadnos a acercarnos a la santa Iglesia católica, y a una fidelidad inquebrantable a todas sus enseñanzas y preceptos.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria …

  1. Gloriosos mártires claretianos, Apóstoles de la Santísima Virgen: ayudadnos a acercarnos a la devoción del Inmaculado Corazón y, por medio de ella, la salvación de nuestras almas.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria …

  1. Gloriosos mártires claretianos que fueron fieles a San Antonio María Claret y al carisma de la Congregación Claretiana: ayudadnos a tener un amor ardiente hacia Jesús, a seguir sus pasos hasta la cumbre de la perfección cristiana.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria …

ORACIÓN FINAL

  1. Rogad por nosotros, mártires claretianos.
  2. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo Señor.

Dios Todopoderoso, por cuya gracia y poder tus 109 mártires claretianos triunfaron sobre el sufrimiento y fueron fieles hasta la muerte: fortalécenos con tu gracia, para que podamos soportar el oprobio y la persecución, y testimoniar fielmente el nombre de Jesucristo, tu Hijo nuestro Señor, quien está vivo y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, ahora y para siempre.