NOVENA – Sexto día

VIDA DE ORACIÓN Y ESPIRITUALIDAD DE LOS MÁRTIRES

INTRODUCCIÓN

La Guerra Civil Española de 1936 es una memoria horrible especialmente para la iglesia y la religión. Tantos religiosos o sacerdotes, monjas y laicos que dieron refugio a los sacerdotes fueron asesinados sin piedad por el solo hecho de ser religiosos. Iglesias, conventos, artículos y libros sagrados fueron quemados;se profanaron lugares sagrados, etc. Los revolucionarios intentaron poner fin a todos y todo lo que tuivese que ver con la religión. En Vic, uno de los hombres armados dijo: “¡Cuántas veces he querido poner fin a esta mala hierba, y no he podido! Pero esta vez nos aseguraremos de lograrlo”.

Los mártires que serán beatificados en octubre provienen de las comunidades de Barcelona (8), Castro Urdiales (3), Cervera-Mas Claret (60), Lérida (11), Sabadell (8), Vic-Sallent (15) y Valencia (4). Al frente de este numeroso grupo de mártires aparecen tres nombres: Mateu Casals (Sacerdote), Teófilo Casajús (Estudiante) y Fernando Saperas (Hermano). Simbolizan la diversidad vocacional en nuestra Congregación (cf. CC7). En el grupo hay 49 sacerdotes, 31 hermanos y 29 estudiantes, con una media de edad de 39 años. Catalanes, navarros, aragoneses, castellanos, todos comparten una profesión religiosa común y un gran amor a nuestra Congregación. Excepto dos, que murieron en 1937, todos fueron martirizados en los últimos meses de 1936.

Existen muchos aspectos de la vida de los mártires que no se incluyen aquí, por ejemplo las virtudes de cada persona, la obediencia, la pobreza, la fidelidad a su vocación, la precaución y la prudencia aplicadas en sus vidas, el espíritu de humildad, los diferentes ministerios, los laicos que murieron porque dieron refugio a nuestros mártires, etc. No es posible incluir todos estos aspectos en 9 días de oración. Tomaremos solo algunos aspectos importantes de su vida para nuestra reflexión.

ORACIÓN PREPARATORIA

Señor, Dios nuestro, en los designios de tu adorable bondad, predestinaste a 109 claretianos a ser mártires por tu causa y les concediste dones especiales de gracias, para que se convirtieran en el modelo de santidad en los diferentes estados de la vida cristiana. Te alabamos y te damos gracias principalmente por los tesoros de las virtudes que depositaste en sus almas, sobre todo con una fe fuerte para renunciar a su vida por tu causa. Concédenos la gracia de seguir sus ejemplos y de imitar sus virtudes, y sobre todo te pedimos, durante la meditación de esta Novena, que nos concedas tu protección por la poderosa intercesión de aquellos 109 mártires claretianos. Te pedimos también, por mediación del Inmaculado Corazón de María, cuya gloria y misericordia les fortaleció en su fe. Amén.

Texto bíblico para la reflexión

Mateo 26,36-56

Entonces Jesús fue con ellos a un lugar llamado Getsemaní y dijo a sus discípulos:

—Sentaos aquí mientras yo voy allá a orar.

Tomó a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo y empezó a sentir tristeza y angustia.

Les dijo:

—Siento una tristeza mortal; quedaos aquí, velando conmigo.

Se adelantó un poco y, postrado rostro en tierra, oró así:

—Padre, si es posible, que se aparte de mí esta copa. Pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.

Volvió a donde estaban los discípulos. Los encontró dormidos y dijo a Pedro:

—¿Será posible que no habéis sido capaces de velar una hora conmigo? Velad y orad para no sucumbir en la prueba. El espíritu es decidido, pero la carne es débil.

Por segunda vez se alejó a orar:

—Padre, si esta copa no puede pasar sin que yo la beba, que se haga tu voluntad.

Volvió de nuevo y los encontró dormidos, pues tenían mucho sueño. Los dejó y se apartó por tercera vez repitiendo la misma oración.

Después se acercó a los discípulos y les dijo:

—¡Todavía dormidos y descansando! Está próxima la hora en que este Hombre será entregado en poder de los pecadores.

Levantaos, vamos; se acerca el que me entrega.

Todavía estaba hablando cuando llegó Judas, uno de los Doce, acompañado de gente armada de espadas y palos, enviada por los sumos sacerdotes y los senadores del pueblo. El traidor les había dado una contraseña: Al que yo bese, ése es; arrestadlo. Enseguida, acercándose a Jesús le dijo:

—¡Salve, maestro!

Y le dio un beso. Jesús le dijo:

—Amigo, ¿a qué has venido?

Entonces se acercaron, le echaron mano y arrestaron a Jesús. Uno de los que estaban con Jesús desenvainó la espada y de un tajo cortó una oreja al criado del sumo sacerdote.

Jesús le dijo:

—Envaina la espada: Quien empuña la espada, a espada muere. ¿Crees que no puedo pedirle al Padre que me envíe enseguida más de doce legiones de ángeles? Pero entonces, ¿cómo se cumplirá lo que está escrito, que esto tiene que suceder?

Entonces Jesús dijo a la multitud:

—Habéis salido armados de espadas y palos para capturarme como si se tratara de un asaltante. Diariamente me sentaba en el templo a enseñar y no me arrestasteis. Pero todo eso sucede para que se cumplan las profecías.  Entonces todos los discípulos lo abandonaron y huyeron.

O

Juan 17,20-26

No sólo ruego por ellos, sino también por los que han de creer en mí por medio de sus palabras. Que todos sean uno; como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste. Yo les di la gloria que tú me diste para que sean uno como lo somos nosotros. Yo en ellos y tú en mí, para que sean plenamente uno; para que el mundo conozca que tú me enviaste y los amaste como me amaste a mí.

Padre, quiero que los que me confiaste estén conmigo, donde yo estoy; para que contemplen mi gloria; la que me diste, porque me amaste antes de la creación del mundo. Padre justo, el mundo no te ha conocido; yo te he conocido y éstos han conocido que tú me enviaste. Les di a conocer tu nombre y se lo daré a conocer, para que el amor con que tú me amaste esté en ellos, y yo en ellos.

O

Hebreos 5,7

Durante su vida mortal dirigió peticiones y súplicas, con clamores y lágrimas, al que podía librarlo de la muerte, y por esa cautela fue escuchado.

MEDITACIÓN

Emilio Bover Albareda (67) fue muerto a tiros en el cementerio de Cervera. El 23 de julio de 1936 se refugió en la casa de don José Civit, un farmacéutico. Su principal ocupación era orar y estar con los niños de la casa. Había ocultado a huéspedes religiosos, que había llevado desde la Iglesia. Cada día recitaba el Vía Crucis y rezaba el Santo Rosario con la participación de la familia. También explicaba el Evangelio. Oía la confesión de los miembros de la familia y otros que venían a verlo.

Juan María Buxo Font (56) era también un asceta en su vida religiosa. El ambiente espiritual de algún modo le predisponía al heroísmo. Se destacó por su austeridad y observancia de las reglas. Su inclinación a la penitencia era grande así como su mortificación en las comidas. Mientras estaba en el noviciado, dijo: No me quejaré de que haga frío o calor, ni de fatiga moral o física, ni de falta de memoria ….

El hermano Francisco Canals Pascual (44) escribió dos veces a sus padres para informarles de su alegría de estar en el seminario. Las cartas que escribió a su familia solían estar impregnadas de espiritualidad. En su carta escrita el 1 de julio de 1917, dice:

Esto es para explicar los muchos y exactos medios que tenemos para aprender a abrazar la virtud que es la única cosa en este mundo porque es la imagen de Dios como los santos describen. Participamos en los días ordinarios como también hacemos en los días de fiesta.

No os extrañéis de que yo haya hablado solamente de cosas que se refieren al espíritu, ya que veo por la misericordia del Señor, que todo está perdido si no está dirigido a este fin.

Siempre oraba en voz alta, incluso cuando estaba trabajando. Sus devociones preferidas eran el rezo Santo Rosario y el Vía Crucis.

El hermano Buenaventura Reixach Vilaro (76) puede describirse como un hombre muy simple, bueno y piadoso. Siempre oraba mientras trabajaba en la cocina y en el refectorio. Otros lo admiraban por su humildad y su trabajo constante. En los Ejercicios Espirituales de febrero de 1934, declara:

1° Propongo ser puntual a los actos de comunidad y orar con el mismo tono de los demás.

2º Voy a tratar de dejar todo en orden en el fregadero y proporcionar o dejar con la caridad las cosas que otros pueden necesitar.

El seminarista Peter Caball Junca (22), en febrero de 1932, escribió:

Para estar preparado para lo que pueda suceder, he propuesto lo siguiente. Pedir constantemente a Jesús y a la madre María que aumenten más y más la fe en mi corazón para que pueda confesar públicamente, e incluso derramar mi sangre, si es su Divina bendición; todos los días en la Sagrada Comunión me ofreceré a Jesús como víctima de expiación y pediré especialmente la fortaleza para ser fiel incluso a costa de mi vida si es necesario. Jesús está presente y se queda en silencio, para que pueda conocer el sufrimiento en silencio y con alegría todos los comentarios, insultos, reproches y persecuciones que se produzcan.

Al padre Juan Busquet Llúcia (68) el médico le diagnosticó un quiste en la pierna y le recomendó removerlo lo antes posible. A lo dicho por el médico, Busquet respondió: estoy listo para lo que tenga que suceder y traigo mi propio anestésico, por si necesitase alivio durante la operación (el anestésico era la cruz de las misiones que el padre Busquet llevaba siempre consigo). Corte sin piedad, corte, tire y queme sin ninguna vacilación. Soy un pecador que tiene cuentas atrasadas con Dios y esta es una buena oportunidad para saldarlas.

El padre Busquet con un crucifijo en la mano, sin lamentaciones de ningún tipo, soportó el corte del bisturí y de las tijeras en su pierna. El doctor Arrugaeta quedó muy sorprendió y guardó el quiste en alcohol para recordar el valor de este misionero claretiano y el poder de Jesús.

El padre Juan Codinach Espinalt (64) era un hombre que profesaba una absoluta confianza en la Divina Providencia. Ante las amenazas constante de los revolucionarios, rezaba las tres partes del rosario con la familia que lo aceptó en su hogar y compartía con ella la lectura espiritual. El padre Codinach nos dejó un gran ejemplo de confianza en la Divina Providencia; decía: Si el Comité llegara ahora y nos llevara, será la voluntad de Dios, porque no pasa una hora sin Su permiso.

Algo que se puede tener seguro sobre el padre Jaime Payas Fargas (29) es su tenaz disposición a corregir sus faltas y su gran deseo de ser santo. Siempre trató de ser cauteloso al hablar y no hacer juicios precipitados. Con frecuencia recurría a los demás para preguntar por sus faltas en la lucha contra la vanidad. Era un hombre de profunda piedad que se alimentaba con frecuentes visitas al Santísimo Sacramento. También frecuentaba los ejercicios de mortificación de los sentidos, especialmente el gusto. El celo apostólico de San Antonio María Claret fue el fruto de su amor hacia Dios Padre y alimentó su vida interior a través de la oración. Cultivaba el hábito de orar siempre, tanto la oración mental como vocal, dedicando algunas horas del día para ambas. Rezaba las tres partes del Rosario diariamente, el Vía Crucis y muchas otras devociones.

La misma espiritualidad se reflejaba en la vida de todos los mártires. Toda su vida estaba llena de espiritualidad. Algunos oraban en voz alta, incluso cuando estaban trabajando. Sus devociones favoritas eran el Santo Rosario y el Vía Crucis. Alimentaban su fe con frecuentes visitas al Santísimo Sacramento. Profesaban una vida de mortificación, penitencia y sacrificio. Antes de que les dispararan, muchos pidieron permiso para orar y se les concedió; otros pidieron la bendición y la absolución de parte de sus compañeros. En la prisión, los misioneros claretianos trataron de seguir la vida comunitaria con los ejercicios de piedad. Dedicaron gran parte del tiempo a largas meditaciones sobre el destino que les esperaba y a prepararse para el martirio. Intentaban ser santos incluso pidiendo a los demás que les recordaran sus pecados.

INVOCACIONES PARA CADA DÍA

  1. Gloriosos mártires claretianos, fieles servidores de la Iglesia: ayudadnos a acercarnos a la santa Iglesia católica, y a una fidelidad inquebrantable a todas sus enseñanzas y preceptos.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria …

  1. Gloriosos mártires claretianos, Apóstoles de la Santísima Virgen: ayudadnos a acercarnos a la devoción del Inmaculado Corazón y, por medio de ella, la salvación de nuestras almas.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria …

  1. Gloriosos mártires claretianos que fueron fieles a San Antonio María Claret y al carisma de la Congregación Claretiana: ayudadnos a tener un amor ardiente hacia Jesús, a seguir sus pasos hasta la cumbre de la perfección cristiana.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria …

ORACIÓN FINAL

  1. Rogad por nosotros, mártires claretianos.
  2. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo Señor.

Dios Todopoderoso, por cuya gracia y poder tus 109 mártires claretianos triunfaron sobre el sufrimiento y fueron fieles hasta la muerte: fortalécenos con tu gracia, para que podamos soportar el oprobio y la persecución, y testimoniar fielmente el nombre de Jesucristo, tu Hijo nuestro Señor, quien está vivo y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, ahora y para siempre.