José Fernando Tobón (Colombia-Venezuela)

Para mí la beatificación masiva de hermanos claretianos martirizados en el 36, es el reconocimiento al inmenso valor y la fuerza incontenible del carisma claretiano, tanto en los gestos de vida, compromiso social y evangelización auténtica, como en la paradójica realidad de la muerte por una causa al más puro estilo de Jesús.

Una legitimación que hoy, como lo acaba de expresar el Papa en su impactante visita Colombia, los recuerda que Dios quiso hacerse vulnerable y quiso salir a callejear con nosotros, quiso salir a vivir nuestra historia tal como era, quiso hacerse hombre en medio de una contradicción, en medio de algo incomprensible… y nos invita, en nuestra consagración y misión, a no tener miedo en esta tierra compleja!