José Puig Bret

Nació el 28 de abril de 1860 en Cistella (Gerona)

Profesó el 6 de enero de 1880

Sacerdote el 24 de septiembre de 1883

Fusilado el 5 de septiembre de 1936 en Tarrasa

 

Nació el 28 de abril de 1860 en Cistella (Gerona), diócesis de Gerona y fue bautizado al día siguiente en la iglesia parroquial con los nombres de José, Juan, Esteban. Fue confirmado el 16 de septiembre de 1864 por el Obispo diocesano Dr. Constantino Bonet y Zanuy en la Santa Visita que realizó al pueblo, o sea la visita pastoral establecida por las normas canónicas.

Sus padres fueron D. Francisco Puig y Dª. María Bret.

En el Seminario de Ntra. Sra. de Collell de Gerona cursó Latín y Humanidades y tres años de Filosofía, con varias calificaciones medianas, pero su rector D. Baudilio Payet certificaba el 20 de diciembre de 1878, que el alumno José Puig Bret en los dos últimos cursos especialmente en el actual se ha hecho recomendable ya por su aplicación y conducta moral ya por la notable frecuencia con que ha recibido los Santos Sacramentos y asistido a las funciones religiosas.

En los informes remitidos el 25 de enero de 1879 por el Ordinario diocesano, Exc.mo Dr. Tomás Sivilla y Gener, preceptivos para el ingreso de seminaristas seculares en una Congregación religiosa, testificaba que es de buena vida, fama y costumbres, sin irregularidades y otros impedimentos canónicos y libre de deudas o de otra obligación de rendir cuentas a la Administración.

Entró en la Congregación el 2 de enero de 1879, como postulante en Thuir (Francia) para hacer el noviciado, donde emitió la profesión perpetua el 6 de enero de 1880. Este año cursó primero de Teología. Los siguientes cursos 1880-1885 de Teología, Moral y Derecho los realizó en la casa de Gracia (Barcelona), convertida entonces en Colegio de estudios superiores de la Congregación.

En septiembre de 1881 recibe la primera tonsura y las cuatro órdenes menores de manos del Obispo de Barcelona José María  Urquinaona. El 10 de marzo de 1883, sábado antes de Pasión, recibió el Subdiaconado y dos semanas después, el Sábado Santo, recibió el Diaconado. El presbiterado lo recibió en las témporas de san Mateo de ese mismo año de manos del Dr. José Morgades y Gili, Obispo de Vich. Pero como para esta fecha no había cumplido la edad canónica de los 24 años requeridos para recibir el presbiterado, hubo de pedir a la Sagrada Congregación del Concilio dispensa del impedimento canónico del defecto de edad.

Destinado a México

Hacia mitad del año 1884 fue destinado a México, a donde llegó en agosto en compañía del H. Agapito Gómez. Fueron a la casa de Toluca fundada ese mismo año, donde el Padre comenzó a desempeñar el cargo de Ministro por un mandato y el de profesor del Colegio. También se dedicó a la predicación. En 1892 fue destinado a la capital, pues el Il.mo Alarcón insistía en que los Misioneros se hicieran cargo del templo de San Hipólito. En un principio formaba parte de la comunidad de Jesús María, pero el P. General, de visita en la nación, juzgó más oportuno y provechoso constituir una comunidad distinta. De esta comunidad nueva el primer superior fue el P. Puig.

La situación de esta casa era problemática: «Para esta fundación no hubo bases ni contrato ni se obligó su Ilustrísima a otra cosa que a darnos la iglesia, una pequeña casa contigua y unas pocas cartas de recomendación para que pidieran limosnas.

Con esto debíamos edificar casa suficiente para la Comunidad y reparar  y decorar la iglesia, cuyo estado era lamentable»[1]. Esto supuso un gasto de 200.000 pesetas. Un capital. Instalaron el Apostolado de la Oración, con gran aceptación.

El Padre era muy observante y veía que, por lo general, en las casas de México había poca observancia y que el Padre Visitador, o Delegado del gobierno era una persona débil. Así lo escribió al P. José Xifré, Superior General[2].

El P. Puig fue acusado, falsamente, al Sup. General y este le castigó grave y fulminantemente, tanto que el Visitador no se atrevió a ejecutar el mandato, o interrumpió la ejecución del mismo, pues su sorpresa era enorme. El Padre sufrió todo con paciencia y humildad. En marzo de 1898 el P. Puig fue trasladado a Puebla de los Ángeles como superior. En día 9 de julio de 1900 se fundó la casa de Orizaba y allá fue como su primer superior el P. Puig. «En esta casa han tenido muchas contradicciones y sinsabores desde el principio. Por otra parte «el Sr. Obispo ha faltado a la palabra como quien dice antes de darla, pero a nadie maravilla de quienes conocen a su Ilma. Lo raro fue que se pudiera hacer la fundación. No nos da la casa ofrecida, ni nos quiere ayudar para edificar lo restante que se haría en cosa de 1500 pesos, por ahora no daremos misiones, porque así consta en las bases que las daremos cuando tengamos casa a propósito»[3].

 

Vuelta a España

En 1903 fue destinado a la casa de Vich. En 1906 se hallaba en la Selva y el año siguiente fue destinado a la casa generalicia de Barcelona, Administración General, de la calle Ripoll. Aquí dedicó esfuerzos a poner en orden los asuntos de la revista Iris de paz, a promover la difusión de los libros, principalmente los editados por Claretianos.  También tuvo que pelear lo suyo para arreglar unas cuestiones de economía con el Sr. Roca, impresor y administrador, que según parece no obraba con toda rectitud, pues no admitía que se pidieran presupuestos a otros impresores y encuadernadores e incluso a veces se limitaba a hacer de intermediario. El Padre llegó a la siguiente conclusión : « se ve que no valemos para comerciantes»[4]. Él se preocupó mucho para que las ediciones de los libros fueran lo más favorable posible a la Congregación.

En 1913 fue destinado de nuevo a la Selva del Campo en calidad de Consultor 1° y poco después fue nombrado Consiliario de la Juventud Católica. En 1914 instituyó la Asociación Infantes del Inmaculado Corazón de María. En 1920 fue a Sallent como predicador. El 5 de agosto de 1925 llegó a Solsona como Ministro. Al año siguiente volvió a Barcelona y en 1928 a Sallent como  Consultor 1° y Ministro. Aquí siguió con su ministerio de la predicación y la catequesis, gran catequista. En marzo de 1933 fue destinado a Sabadell. Ya estaba muy achacoso pero no dejaba de ejercer la predicación en cualquier lugar.

Virtudes

Era un buen religioso y con gran espíritu de observancia. Muy cumplidor de sus obligaciones.

Humilde y servicial. Fervoroso, piadoso y mortificado.

Celoso por la salvación de las almas. Era un destacado misionero en la predicación, en la catequesis y en el confesionario.

 

Martirio y su aceptación

El 6 de octubre de 1934 tuvo lugar la intentona revolucionaria, de la que se ha tratado al principio. Entonces el Padre manifestó que si no hubiera fracasado, todos hubieran sido mártires. Esta disposición al martirio la manifestaron varias veces todos los miembros de la comunidad de Sabadell.

El 19 de julio de 1936 se refugió en la calle San Juan, casa  Solar (tienda). Al día siguiente volvió con los demás al convento para celebrar.  Hacia mediodía todos se dirigieron de nuevo a sus refugios. Después por la tarde se trasladó junto con el H. Clavería al Asilo de las Hermanitas de los Pobres en calidad de anciano. Aquí estuvieron hasta su detención el día 4 de agosto siguiente. Durante este tiempo llevó vida muy piadosa, paciente y callada, preparándose interiormente para el martirio que se avecinaba.

La detención. El día 4 de agosto se presentó en el Asilo un sujeto de mala catadura, llamado Romans,  con unos patrulleros y detuvieron al Padre y al H. Clavería, a quienes preguntaron en qué domicilios habían estado antes. Entonces los patrulleros les respondieron con todo cinismo:

Ahora os llevaremos a un sitio donde estaréis mucho mejor que aquí.

Seguidamente fueron conducidos a la cárcel como los otros miembros de la comunidad. Allí permaneció durante un mes. Durante este tiempo se dedicaba a ejercicios piadosos, el rezo del Santo Rosario, los Ejercicios Espirituales. Era notorio en Sabadell que en la cárcel llevaban vida de comunidad. Y el anciano Padre, en algunas comunicaciones con amigos había dejado entrever candorosamente:

Nos encontramos bien, y parece como si estuviéramos en casa.

Fue sacado de la cárcel violentamente el 4 de septiembre de 1936 a las 11,45 de la noche y llevado en el mismo coche con los HH. Clavería, Rafí y Solé. Fue fusilado en la carretera de Castellar, término municipal de Tarrasa, en la madrugada del 5 de dicho mes y año. Según atesta la partida civil de defunción murió de hemorragia cerebral. Claro está que es debida a los disparos. Fue sepultado en el cementerio de dicha ciudad.

[1] Carta al Gobierno Secretario General, México, 28 de marzo de 1894, Anales de la Congregación de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María 4 (1893-1894) p. 414..

[2] México, 28 de julio de 1897,.

[3] Orizaba, 13 de abril de 1901, Carta al P. Clemente Serrat, Sup. General,  AG GP 39.16. 3r.

[4] Barcelona, 26 de diciembre de 1911, Carta al P. José Mata, Secr. General.