Nicolás Campo Jiménez

Campo, Nicolas

Nació el 5 de marzo de 1920 en Salvatierra (Álava)

Profesó el 11 de junio de 1936

Fusilado el 19 de octubre de 1936 en Mas Claret-Cervera (Lérida)

 

En la villa de Salvatierra, provincia de Álava, nació el día 5 de marzo de 1920 el H. Nicolás, hijo de D. Nicolás Campo, labrador, y Dª. Romana Jiménez, y fue bautizado  el día 7 del mismo mes y año en la  parroquia de Santa María. La confirmación la recibió el 3 de abril del año siguiente en la parroquia de San Juan, también de la mencionada villa, de manos del Exc.mo Leopoldo Eijo y Garay, Obispo de Vitoria.

A los catorce años cumplidos fue al noviciado de Vic para ser Hermano Coadjutor, pues su preparación cultural era deficiente. Allí hizo el postulantado previo a la toma de hábito con mucho fervor y decisión de ser buen religioso, como demuestran sus escritos y propósitos de los Ejercicios Espirituales practicados en noviembre de 1934. Algo parecido escribió durante el mes de mayo del año 1935. Tomó el hábito el día 10 de junio de ese mismo año y así comenzó el año de prueba bajo la dirección del P. José Arner, también mártir en Vich. Acabado el año emitió la profesión el día 11 de junio de 1936.

Poco después fue destinado a la comunidad residente en la ex universidad de Cervera. Apenas había comenzado a conocer el inmenso edificio, se vió obligado a  abandonarlo, como se ha referido en otras ocasiones, el día 21 de julio de 1936, encontrando refugio en San Ramón y el día 2 de agosto, junto con los PP. José Ribé y Julio Leache, en la finca del Mas Claret.

En la finca llevó vida de piedad propia de la comunidad y de las circunstancias, con la preparación al martirio, y dedicación a las labores del campo.  El día 19 de octubre de 1936, con la trampa de hacer una fotografía a todos, los reunieron sin que se les pasase por la cabeza la idea de escaparse. El H. Campo estaba arando con una yunta de yeguas en la viña nueva. El P. Ribé fue a llamarle. Al verle tan joven, dieciséis años, uno del Comité le pinchó para ver si tenía fe. A continuación, junto con los otros diecisiete, fue llevado al límite de la finca donde fue fusilado.