Dionisio Arizaleta Salvador

Arizaleta, Dionisio

Nació el 8 de febrero de 1911 en Guirguillano (Navarra)

Profesó el 15 de agosto de 1928

Fusilado el 19 de octubre de 1936 en Mas Claret-Cervera (Lérida)

 

El H. Dionisio Arizaleta nació el 8 de febrero de 1911 en Guirguillano (Navarra), hijo de D. Bernardo Arizaleta, labrador, y Dª.  Eustasia  Salvador, y ese mismo día fue bautizado solemnemente en la parroquia de San Pedro Apóstol por el párroco de la misma. En dicha parroquia fue confirmado el 15 de junio de 1915 por el Exc.mo José López de Mendoza, Obispo de Pamplona.

Según su propio testimonio sus padres eran cristianísimos.

En agosto de 1924 ingresó en el postulantado de Alagón, acompañado de su paisano Juan Senosiain Zugasti. Ahí comenzó los estudios de Humanidades y dos años después fue a Cervera a continuarlos. Y como los estudios se le hacían cada vez más difíciles, en enero de 1927 pasó a la clase de Hermano postulante, quedando en la misma casa de Cervera.

A los cinco meses salió para el noviciado de Vich, donde tomó el hábito el 14 de agosto de ese año. Su maestro de novicios, el P. Ramón Ribera, no era favorable a que iniciara el  noviciado por verle tan niño y distraído, flojillo, aunque de buen carácter, pero el Hermano, que tenía dieciséis años, estaba decidido a ir adelantando cada día en el camino de la perfección y fue madurando de modo que al cumplimiento del año de prueba profesó el 15 de agosto de 1928.

Tres días después de la profesión fue destinado a Cervera, donde permaneció unos cinco años y desempeñó varios oficios, como el de refitolero, dos años, el de sastre, un año, y el de cocinero, dos años. Durante este tiempo siguió con su interés por la perfección tal como escribió el 16 de febrero de 1930: «En estos santos ejercicios procuraré sacar el fruto necesario para ser un buen religioso mejor que lo que he sido hasta el presente». En 1933 fue destinado a Barbastro con el oficio de sacristán, pero en el mes de junio del año siguiente fue enviado de nuevo a Cervera para trabajar en la sastrería.

Cualidades y virtudes. Según los informes del año 1930 se le considera joven, de buena salud, de buena conducta y sastre de oficio. Los siguientes matizan sus cualidades intelectuales son regulares, al igual que su aptitud para el trabajo y que necesita consolidar su formación. Todo esto no fue obstáculo para que en agosto de 1931 renovara los votos por un trienio. La no observancia del silencio

En los últimos ejercicios espirituales, según confidencia suya, ofreció su vida por la salvación de España, cosa que Dios aceptó.

Cuando estalló la revolución marxista se encontraba en Cervera y al igual que la mayoría de la comunidad tuvo que abandonar la casa el día 21 de julio de 1936 rumbo a Solsona, a donde no pudo llegar, refugiándose en el convento mercedario de San Ramón. A los dos días buscó refugio en la finca del Mas Claret, de la cual se incautó el Comité al día siguiente, 24 de julio, y les prohibió abandonarla, de modo que los retenía como obreros. El día 15 de agosto les prohibió rezar en comunidad, pero ello no impidió que se preparasen para el martirio de manera inmediata. El H. Dionisio trabajaba en las labores del campo hasta que el día 19 de octubre a media tarde fue fusilado junto con otros dieciocho compañeros dentro de los límites de la finca.