Antonio Junyent Estruch

Junyent Estruch Anton

Nació el 25 de octubre de 1896 en Vacarissas (Barcelona)

Profesó el 15 de agosto de 1913

Sacerdote el 17 de diciembre de 1921

Mártir 19 de agosto de 1936 en Barcelona

 

Nació el 25 de octubre de 1896 en Vacarissas (Barcelona). Sus padres fueron Francisco Junyent y Josefa Estruch. Fue bautizado solemnemente en la parroquia de Vacarissas, diócesis de Vich[1].

Entró al postulantado de Vich el 7 de septiembre de 1908 y allí cursó la Analogía, la Sintaxis y la Retórica hasta 1912 con mucha aplicación. Sus prefectos fueron los PP. Ramón Ribera y Gumersindo Valtierra.

Ese año pasó a Cervera para hacer el noviciado. Tomó el hábito el 14 de agosto de 1912 y su maestro fue el P. Ramón Ribera. Profesó el 15 de agosto de 1913, emitiendo los votos temporales tal como había establecido el capítulo general de Vich, 1913.

Los estudios filosóficos, la Lógica, la Metafísica y la Ética, los realizó en Cervera en los años 1913-1916. El 18 de julio de 1915 recibió la primera tonsura con otros 57 estudiantes de manos del Exc.mo Francisco de Asís Vidal y Barraquer, ob. tit. de Pintacomia y Administrador apostólico de Solsona. Allí mismo hizo los tres primeros cursos de Teología, la teología dogmática, con grande esfuerzo y tesón, ya que sus cualidades intelectuales eran regulares, como él mismo comentaba casi en vísperas de exámenes «los apuros que en tales cosas se pasan y los apechugones para poder repasar toda la materia»[2]. Los cursos cuarto y quinto de Teología, o sea, los estudios de Moral, los realizó en Alagón, a donde llegó el 23 de julio de 1919. Su prefecto fue el P. José Fogued, futuro Prefecto apostólico de Tunkí (China).

Hay que reseñar que tenía excelentes cualidades literarias, especialmente poéticas y oratorias. Ya en 1919 obtuvo premio con accesit una composición suya en el certamen Flor Mariana. En 1924 publicó algunas composiciones en la revista Iris de paz, pero no quería dedicarse a dicha actividad, o sea escondió, en cierto modo, ese talento por modestia y porque lo consideraba tiempo perdido, ya que él deseaba ser misionero. Estas cualidades le convirtieron en un excelente predicador, capaz de hacerse entender por todos.

Fue ordenado sacerdote el 12 de marzo de 1921 en Zaragoza por el Arzobispo de la misma Dr. Juan Soldevilla y Romero, anticipándose a sus compañeros, por enfermo, y a los pocos días fue trasladado a Cervera, a la finca del Mas Claret.

La enfermedad condicionó mucho su actividad. Le impidió ir Aranda de Duero a hacer el año de Preparación. En 1922 fue a Barbastro como coadjutor del Prefecto de postulantes. Luego auxiliar del prefecto de teólogos en Cervera. En 1924 le volvieron las hemorragias, que le obligaron a dejar el cargo. Ahí comenzó el rosario de los destinos: Lérida, Berga,  Solsona, Berga. Su ocupación principal fue la predicación, novenarios, ejercicios espirituales, etc., con mucha aceptación, por cierto. Fue un distinguido predicador. Una predicación sencilla, como él mismo confiesa «ha sido predicador sencillo, porque no valgo para otra cosa»[3]. Según los informes de la Provincia, en 1935 estaba prácticamente inutilizado, o sea sin trabajo.

En febrero de 1936 fue destinado a Argentina. Él deseaba marchar cuanto antes, pues no quería estar ocho meses sin hacer nada. Tenía ansias de partir porque estaba hastiado del ambiente antirreligioso de España porque el embarque estaba previsto para agosto. Largo se lo fiaban.

 

Virtudes

Era hombre de fe extraordinaria, dispuesto siempre a aceptar la voluntad de Dios.

También era muy piadoso y mortificado y tenía gran celo por la salvación de las almas. Era muy devoto de la Virgen y del Santo Rosario. Desde joven, 1919, demostró ser gran cantor de la Virgen como poeta.

Como religioso era considerado ejemplar y perfecto, gran observante de las santas Constituciones y muy obediente a los mandatos de los superiores.

Era valeroso, intrépido, caritativo, humilde, sencillo y pacífico.

 

Martirio

Como se ha indicado antes, el P. Antonio Junyent se encontraba en Barcelona de paso para embarcar el 21 de agosto de 1936 rumbo a Argentina, pero, como se ha dicho antes, el 19 de julio, ante el asalto revolucionario a la casa e Iglesia de los misioneros, vestido de paisano tuvo que salir de allí. El Padre se encaminó hacia la casa de su hermana Mercedes, que vivía en Barcelona. Allí estuvo hasta el 18 de agosto.

En este tiempo manifestó en varias ocasiones a su hermana que antes que renegar de su fe, prefería morir por Jesucristo.

El día 18 de agosto salió de casa hacia las 10 de la mañana para averiguar la salida de un buque para Argentina, lugar de su destino. Fue a una agencia y al cabo de una hora volvió asustado porque las personas que encontró eran distintas de las otras veces y, al parecer, estaban con el fin de obtener pasaportes y pasaje. Por el camino le siguieron dos individuos a cierta distancia sin él darse cuenta. Uno de ellos dijo: «Este debe ser un sacerdote, y con una blasfemia exclamó: ¿Le pego un tiro? y el otro repuso: No, déjalo en paz, no sabes quien puede ser.

Hacia las cuatro de la tarde las patrullas se presentaron en la casa preguntando si había algún hombre allí. Le obligaron a salir y le pidieron que mostrase las palmas de las manos para comprobar si tenían callos, para estos la suma prueba. Ya se ve, repusieron, que nos has trabajado nunca, y se lo llevaron. Se negaba a subir al auto preparado y a su hermana le dijeron que no se asustara, que le llevaban a prestar declaración. Pero lo cierto es que no le vieron más ni se sabe qué le sucedió.

Su cadáver fue llevado al Hospital Clínico, en cuyo registro figura como entrado a las 8 de la mañana del día 20 de agosto y que había sido encontrado en Pedralbes, con una nota que contenía todos los datos personales sin equivocar alguno. Se ve que fueron tomados del pasaporte. Fue reconocido por quienes le conocían así como las fotografías que hicieron.

[1] Se desconoce la fecha porque el archivo parroquial fue destruido por los revolucionarios marxistas y el reconstruido no ha podido fijar fecha.

[2] Carta a su hermana concepción desde Cervera, 14 de junio de 1918.

[3] Carta al P. Francisco Broto, Superior Provincial de Argentina, 27 de junio de 1936.