Javier Morell Cabiscol

Morell, Xavier

Nació el 20 de enero de 1910 en Albesa (Lérida)

Profesó el 15 de agosto de 1927

Sacerdote el 19 de abril de 1936

Fusilado el 21 de agosto de 1936 en Lérida

 

El P. Morell nació el 20 de enero de 1910 en Albesa, pueblo de la provincia de Lérida. Fue bautizado solemnemente el 23 el mismo mes en la iglesia parroquial de la Asunción de Albesa perteneciente a la diócesis de Urgell y el 7 de octubre del año siguiente fue confirmado por el Obispo diocesano Exc.mo Juan Benlloch y Vivó.

Sus padres fueron D. José Morell, campesino, y Dª. Antonia Cabiscol, que tuvieron otros dos hijos varones.

Ingresó en el postulantado de Vich en 1922 donde cursó los tres primeros años de Humanidades. Allí tuvo como prefecto al P. Jaime Girón. En 1925 pasó a Cervera  para cursar el año cuarto.

Al año siguiente, el 27 de julio, se trasladó a Vich para hacer el noviciado bajo la dirección del P. Ramón Ribera. Tomó el hábito el 14 de agosto de 1926 y profesó el 15 de agosto de 1927.

El día 18 de agosto se trasladó a Solsona para cursar la filosofía. El 26 de agosto de 1931 por la tarde marchó con sus compañeros en coche privado a Cervera para cursar la teología. Dadas las circunstancias adversas a la Iglesia y a la Religión creadas por la República, hicieron el viaje vestidos de paisano con trajes comprados semanas antes. En enero de 1932 recibió la primera tonsura y las dos primeras órdenes menores, lectorado y ostiariado, de manos del Exc.mo Valentín Comellas, Administrador apostólico de Solsona, en el colegio de Cervera. Durante el tercer curso de teología, el mismo Obispo y en el mismo lugar, el 17 de septiembre de 1933, le confirió las otras dos órdenes menores, exorcistado y acolitado. El mismo Obispo le confirió en Solsona el subdiaconado el día 13 de junio de 1935.

Para realizar el quinto curso de teología hubo de ir a Barbastro el 26 de agosto de 1935. El 10 de noviembre siguiente recibió el diaconado de manos del Obispo de Huesca Lino Rodrigo en Huesca. El 19 de abril de 1936 recibió el presbiterado en la catedral de Barbastro de manos del Exc.mo Florentino Asensio, Administrador apostólico de Barbastro, beato mártir.

Su primer y último destino fue la comunidad de Lérida a donde llegó el 25 de junio de 1936.

Cualidades.

El Maestro de novicios anotó que tenía poco talento especulativo y mucho práctico. A pesar de que su talento era mediano salió adelante por su gran aplicación, orientando su formación a la predicación y a la catequesis. Fue colaborador de la hojita parroquial La Fiesta santificada con escritos de carácter apologético.

Era un religioso observante y piadoso.

Martirio

Como se ha dicho otras veces, el P. Morell fue detenido y llevado a la cárcel provincial de Lérida el día 21 de julio de 1936. No hacía ni un mes que estaba en la casa.

En la cárcel siguió la misna suerte que los PP. Lloses y Albi y los HH. Coadjutores Garriga y Dolcet. Durante la prisión escribió dos cartas. La primera a D. Luis Tamarit el día 26 de julio para comunicarle el glorioso triunfo de su hermano Arturo, alcanzado por el martirio. La segunda, posterior, fue dirigida a sus padres en la que les cuenta su estado de ánimo y su disposición al martirio, la gran gracia que Dios le concede:

«Muy apreciados y recordadísimos padres:

Dios los guarde. Desde la cárcel quizás unos momentos solamente antes de entregar mi alma a Dios, quiero dirigirles a VV. para decirles que muero contento y gustoso, y que ofrezco mi vida y todas mis ilusiones misioneras para el completo y total reinado en España del Sagrado Corazón de Jesús y del Purísimo Corazón de María. No se apesadumbren por mi destino, que es gloriosísimo, pues es dar la sangre por Jesucristo. Alégrense de ello: pues podrán contar con un hijo mártir, pues sólo por ser Religioso estoy encarcelado, y por ser Religiosos acaban de caer tres compañeros míos. No piensen VV. que tenga miedo: ahora más que nunca doy gracias a Dios por haberme hecho Religioso y Sacerdote. Religioso-Sacerdote, mártir de Jesucristo… ¿Quieren gloria mayor?

Ahora más que nunca amadísimos padres, pensaré siempre en VV., desde el cielo tendrán un poderoso abogado delante del Señor. Les escribo en medio del pánico. Perdonen que no puedo más. En el cielo les aguardo a todos sin faltar uno. Escriban pronto a mis Superiores de cualquier casa de VV. conocida y  donde sepan que residen aún, a fin de que hagan por mi pobre alma los sufragios de Regla, a fin de que Dios se compadezca de mis pecados y me dé el eterno descanso.  ¡¡Ánimo!! que sea todo para mayor gloria de Dios y bien de nuestra patria. Adiós … hasta el cielo. Afectísimo hijo vuestro en Jesús y María, Javier, C.M.F.

¡¡Viva Cristo Rey!!».

En la saca del 20 de agosto de 1936  su nombre estaba escrito en la lista y al ser nombrado salió al frente. Junto con los PP. Lloses y Albi y los HH. Garriga y Dolcet fue llevado al cementerio de Lérida y fusilado en la madrugada del 21 de agosto de 1936 y enterrado en la fosa común con los demás mártires.