José Ausellé Rigau

Auselle, Josep

Nació el 5 de julio de 1913 en La Sellera (Gerona)

Profesó el 27 de septiembre de 1931

Fusilado el 18 de octubre de 1936 en Cervera (Lérida)

 

En la villa de la Sellera de la provincia de Gerona nació José Ausellé el día 5 de julio de 1913, hijo de D. Pedro Ausellé y Dª Dolores Rigau. Fue bautizado el día 7 del mismo mes y año.

Ingresó en la Congregación el 28 de agosto de 1925 en el postulantado de Barbastro donde cursó el año de Preparación y primero de Humanidades. En 1927 pasó a Cervera para continuar dichos estudios. Durante este curso estuvo mucho tiempo enfermo de la pierna que hubo de tener enyesada durante dos meses. A finales del mes de junio de 1928 volvió a su casa para reponerse al lado de su familia.  El 30 de octubre de ese año volvió al seminario de Cervera.

Al final de julio de 1930, cuando sus condiscìpulos iban al noviciado, él volvió a su pueblo por enfermo. En septiembre de ese año fue al noviciado de Vich y tomó el hábito el 23 de dicho mes y profesó el 27 de septiembre de 1931. Al día siguiente salió para Solsona.

En esta villa hizo los estudios de filosofía y el primero de teología. Al final del primer curso de teología, en los días 1 y 2 de junio recibió la primera tonsura y las dos primeras órdenes menores de manos del Exc.mo Valentín Comellas, Obispo de Solsona, porque no pudo aguantar hasta el día previsto, el 13, a causa del mal de la pierna.  En el verano de 1935 pasó a Cervera para continuar los estudios de la teología, con su condición de enfermo.

Padecía tuberculosis ósea, que le tenía clavado al lecho en la enfermería de la comunidad, por lo cual fue hospitalizado el día 21 de julio de 1936.

Cualidades: Salud muy delicada. Condiciones para el  trabajo: precipitación mental. Buen talento. Dócil y piadoso. Aptitudes para la predicación.

Martirio

Como se ha recordado desde el día 21 de julio de 1936, en que fue expulsada la comunidad de la ex Universidad, hasta su fusilamiento el 18 de octubre del mismo año estuvo en el hospital de la ciudad. Durante estos tres meses se dedicó a la oración y a prepararse para el martirio. También hizo esfuerzo por escapar del hospital, pero se ignora la causa por la cual no tuvo éxito. El 8 de septiembre escribió a su padre una tarjeta con el siguiente mensaje:

«Le escribo para notificarle mi estado de salud. He pasado esta última temporada en el Hospital de la población, debidamente atendido; la enfermedad continúa  su curso normal. Como el especialista de Barcelona me recomendó muchos baños de sol, régimen de descanso y buenos aires, estaría mejor ahí en el pueblo con la familia. Le agradeceré venga ahora a buscarme, ya que los Sres. Administradores y el Comité me dan toda clase de facilidades para trasladarme. Venga usted y otro de la familia.  José Ausellé.

          Le agradeceré venga cuanto antes, mejor»[1].

Junto con los otros diez del hospital fue sacado en la noche del 17 de octubre de 1936 y fusilado en el cementerio de Cervera a las doce y cuarto de la madrugada del 18 de ese mes y año. Murió gritando ¡Viva Cristo Rey!

[1] Quibus, J., o.c., p. 186 nota 8 bis.